ANSIEDAD Y LOS PROBLEMAS DE ANSIEDAD

¿Qué es la ansiedad? ¿Para qué sirve? ¿Cómo identificarla?
¿Qué engloba el termino "Trastornos de ansiedad"?

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta innata de nuestra especie, que tiene como misión la supervivencia. Cada vez que nos encontramos en peligro, el circuito de ansiedad se dispara haciendo que reaccionemos de la forma más eficaz para sobrevivir. Podríamos decir que estamos aquí, y que somos lo que somos, gracias a la ansiedad.

¿Para qué sirve?

La ansiedad nos ayuda a reaccionar mejorar y con más rapidez y reflejos, aumentando las probabilidades de evitar la colisión. Es como si nuestro organismo se acelerara haciéndonos más eficaces. Por ejemplo, en situaciones ante las que no estamos demasiado familiarizados y que exigen que nos comportemos de una forma especial, como hablar en público, hacer un examen, pasar una entrevista de selección de personal o compitiendo en una prueba de atletismo. En estas circunstancias, nuestro organismo también se acelera, también nos ponemos ansiosos y eso hace que hablemos mejor, pensemos más rápido o corramos más. La conclusión de estos ejemplos es que la ansiedad es parte de nuestro ser y nos ayuda a vivir mejor; es beneficiosa, siendo nuestra mejor aliada en las situaciones difíciles.

¿Qué pasa si no la gestionamos bien?

Puede ocurrir que esta potencial aliada nos traicione. Eso ocurre en dos tipos de circunstancias. La primera se da cuando la ansiedad aparece ante situaciones totalmente inocuas, que no suponen en ningún tipo de riesgo o amenaza (o al menos, la probabilidad de peligro es muy escasa) como subir a ascensores, o viajar en avión. La segunda, aparece cuando sí que hay algo en juego y el individuo intenta actuar de forma especial, pero la ansiedad es desproporcionada, por ejemple, ante un examen importante.

Si una persona afrontara un examen con un nivel moderado de ansiedad, pensará mejor, recordará mejor la información almacenada y escribirá más rápido. Su ansiedad será su aliada y facilitara la tarea. Si, por el contrario, la cantidad de ansiedad experimentada es demasiado alta, la tarea se entorpecerá pudiendo llegar incluso a escaparse del examen.

Entonces, ¿Cuándo podemos hablar de problemas de ansiedad?

Podemos hablar de problemas de ansiedad cuando se siente mucha ansiedad ante situaciones en las que la mayoría de las personas no se ponen ansiosas, o cuando se experimenta un grado extremo de ansiedad en situaciones donde la mayoría de las personas se sentiría solo moderadamente ansiosa.

¿Qué encontramos dentro del término “trastornos de ansiedad”?

Fobia Social. Miedo irracional a afrontar situaciones que impliquen contacto social, como ir de fiesta, hablar con gente o ligar. El temor básico es el miedo a la opinión que pueden tener los demás sobre uno mismo. Un fóbico social suele pensar cosas como “que pensaran de mí”, “quedaré mal”, “voy a hacer el ridículo”.

Fobia Simple. Es el miedo exagerado a situaciones concretas u objetos, como determinados animales, lugares altos, conducir o lugares cerrados. La persona evitan sistemáticamente estas situaciones.

Trastornos obsesivo-compulsivos (TOC). Las personas se ven invadidas por pensamientos o imágenes indeseables, repetitivas y que causan un gran nivel de ansiedad. Las obsesiones más frecuentes tienen que ver con la suciedad, la comprobación, el orden, la religión, la violencia y el sexo. Para bloquear o reducir el malestar causado por las obsesiones aparecen las compulsiones o rituales. Son acciones motoras o mentales que se realizan siguiendo siempre el mismo orden, como lavarse las manos, comprabas si las puertas están cerradas o rezar mentalmente una oración.

Estrés postraumático (TEPT). Es un problema de ansiedad que puede parecer después de haber sufrido un acontecimiento altamente aversivo, que sería extremadamente traumático para la mayoría de las personas como: un atraco, violación, accidente, terremoto o secuestro. Las personas reviven mentalmente escenas de tal suceso, frecuentemente tienen pesadillas y tratan de evitar a toda costa cualquier situación que mínimamente relacionen con el trauma.

Ansiedad generalizada (TAG). La persona se preocupa, de forma exagerada y no realista de dos o más circunstancias relevantes en su vida, como que le pase algo grave a algún miembro de su familia o tener problemas económicos. Tienen la sensación de estar continuamente activados y no tener capacidad de desconectar.

 Hipocondría. La persona está convencida de que tiene una grave enfermedad que los médicos no han sabido diagnosticar. Interpreta la sensación físicas como síntomas de la supuesta enfermedad. Es por ello que vistan con exagerada frecuenta médicos y hospitales.

Pánico y agorafobia. Un ataque de pánico es una súbita aparición de una gran cantidad de ansiedad. Se teme que ocurran desgracias muy dramáticas y personales como morir, tener un ataque de corazón, volverse loco, perder el control ahogarse o desmayarse. Simultáneamente a estos pensamientos, el sujeto nota sensaciones fisiológicas desagradables como taquicardia, dolor pinchazos o tensión en el pecho, sensación de ahogo y cambios en el rimo respiratorio, mareo, visión borrosa y sensación de irrealidad, calor, sudor, tensión muscular, temblores, calambres o flojedad, perdida de sensibilidad, nudo en el estómago y nauseas. En estas condiciones, la persona quiere liberarse del malestar y su reacción será buscar ayuda y seguridad; ir a urgencias o hablar con médicos, tomar psicofármacos, distraerse, volver a un sitio seguro o cualquier otra conducta que corte o reduzca la crisis. Una gran proporción de las personas que sufren este trastorno, y debido al intenso miedo a sufrir una nueva crisis, evita situaciones donde pueda ser difícil o socialmente embarazoso conseguir ayuda y/o escapar. En estos casos hablamos también de agorafobia.

¿Te has sentido identificado/a? ¿Quieres saber más? En Renaix tratamos todos los problemas relacionados con la ansiedad, te podemos orientar y ayudar. Si te has quedado con alguna pregunta no dudes en contactar y pedir más información  sin compromiso. Llamando al 636090517 o escribiendo un e-mail a: info@renaixcentrepsicologia.com

Fuente: Tratamiento psicológico del pánico-agorafobia. Carmen Pastor y Juan Sevillá

Call Now ButtonPide Cita: 636 090 517