Autolesiones: mi hij@ se corta

¿Qué son? ¿Cómo reconocerlas? ¿Por qué se producen? ¿Qué hacer? ¿Qué NO hacer?

¿QUÉ SON?

Son actos que implican hacerse daño contra uno mismo (en el cuerpo). Es un problema que afecta a muchos adolescentes.

 

¿CÓMO RECONOCERLAS?

Por la presencia de cortes en las muñecas, antebrazos, muslos y/o el abdomen. Otras formas de autolesión son: las quemaduras, los arañazos, golpear partes del cuerpo…

 

¿POR QUÉ SE PRODUCEN?

Algunos adolescentes lo utilizan como una estrategia para “evitar” pensamientos o emociones negativas. También como una expresión de enfado hacia uno mismo (autocastigo) o porque sienten una sensación de alivio al hacerlo. Otros, pueden hacerlo por influencia o imitación de otros compañeros. En general, es una señal de sufrimiento emocional profundo. Pero también puede estar asociado a otros problemas de salud mental.

 

¿QUÉ HACER?

Establece una buena comunicación con el adolescente que se autolesiona. Intenta averiguar cómo se siente (sin presionarle) y si existe algún desencadenante. Recuérdale que estás dispuesto a escuchar cuando quiera hablar de ello.

Muéstrale apoyo, compresión y afecto.

Ayúdale a buscar nuevas formas de manejar las situaciones problemáticas y a regular sus emociones.

Cuando las autolesiones son parte de otro problema de salud mental se necesita ayuda de un profesional.

 

¿QUÉ NO HACER?

Considerar que es solo una llamada de atención (“solo quieres llamar la atención”). La mayoría de los adolescentes que se autolesionan tratan de ocultar las lesiones.

Interpretar las lesiones solo como una moda pasajera (“es solo una fase”) para imitar a otros compañeros.

Prestar atención solo a las heridas y no al estado emocional del adolescente. Es más importante prestar atención a cómo se encuentra y qué le ocurre que focalizar la atención en las lesiones.

Evitar hablar del problema. Preguntar sobre las autolesiones no incrementa este comportamiento. Por el contrario, la falta de comunicación promueve la progresión de las autolesiones.

Reaccionar con emociones negativas: mostrarte enfadado o escandalizado o incómodo.

Castigarle.

 

CONSEJOS

El adolescente necesita que se le dedique tiempo, en calidad y cantidad, para que pueda expresar sus problemas. Durante la adolescencia, ante la detección de señales de que “algo va mal” (cambios en las relaciones familiares, en el comportamiento, en el rendimiento escolar, en los hábitos de alimentación y/o sueño), hay que intentar conocer cuál es el problema y buscar las posibles soluciones. No se debe esperar a que se resuelva espontáneamente pensando que “son cosas de la edad “. Se debe fomentar la comunicación y aprovechar cualquier oportunidad para hablar sobre temas delicados. Siempre de manera positiva, sin comentarios despectivos.

 

Si has detectado que tu hijo/a se autolesiona no dudes en contactar, en Renaix te podemos orientar e indicar como gestionar la situación dándote pautas concretas a ti y herramientas al menor para gestionar aquello que haya podido originar ese comportamiento.

Call Now ButtonPide Cita: 636 090 517